ESPECIAL. CAMARÓN: EXTRACTOS DE LA BIOGRAFÍA OFICIAL

"Con simpatía y cariño de este
que ya es libre. Camarón"

Flamenco-world.com, diciembre de 2008

‘La chispa de Camarón: La verdadera historia del mito contada por su viuda’. Así se titula la primera biografía oficial del mítico cantaor flamenco. El autor del libro, que está ilustrado con fotos del álbum familiar, es el reportero Alfonso Rodríguez. Durante dos años, se ha dedicado a recopilar los recuerdos de La Chispa, su viuda, y de otros familiares, así como testimonios de otros personajes cercanos como Raimundo Amador o Pansequito. La edición va acompañada de un disco con un concierto inédito de 1988.



La Chispa y Camarón. Extraída del libro 'La chispa de Camarón'

Los Monge

El padre de Camarón de la Isla, Juan Luis Monge Núñez, nació en Conil de la Frontera, un pueblecito pesquero de la provincia de Cádiz en 1910. Herrero de profesión, como las condiciones laborales de esta localidad no eran las más propicias decidió marcharse a vivir a San Fernando, la Isla: “Llegó muy jovencito con la buena intención gitana de formar una familia, casarse, tener hijos y criarlos como personas honradas y trabajadoras. Dicen que cantaba por los cantes del yunque mejor que nadie, que bordaba el sainete. Solía tener duelos con otro aficionado llamado el Toribio”.

Juana Cruz Castro, madre del artista, era natural de San Fernando. Con tan sólo tres meses quedó huérfana de madre y fue criada por su tía Isabel. La frágil economía de la familia fue la causa de que Juana tuviera que trabajar desde muy joven para una señorita conocida como Delfina. Durante su matrimonio, y a pesar de que no estaba bien visto entre la etnia gitana, continuó con esta labor, que posteriormente tuvo que intensificar tras quedar viuda.

“Mis suegros se casaron en 1934 en la Iglesia de San Francisco”...”Después de casarse se marcharon a vivir de alquiler a una casita muy pequeñita del barrio de la plaza de abastos, en las calles traseras de la zona centro del pueblo. En esta casa nació su primer hijo. A los pocos meses, murieron los padres de mi suegro y Juana y Luis se fueron a la casa de la calle del Carmen a vivir, a Las Callejuelas, uno de los barrios más pobres de la ciudad”.

El matrimonio Monge tiene pronto descendencia: Manuel, Juan, Juan Luis, Curro, Jesús, Remedios... aunque sufrió la pérdida de dos de sus vástagos siendo muy niños.

“El 5 de diciembre de 1950 nace el gitano más guapo del mundo. Un niño con las facciones de la cara dibujadas. Mis cuñados lo recuerdan como el más bonito de la familia. Rubio como las candelas de la fragua”. Había nacido Camarón de la Isla.

Los primeros años del genio

En sus primeros años de vida José tenía una única pasión: los toros. Con sólo tres años, muchos recuerdan que se colocaba ante un toro imaginario y echándole valor se enfrentaba a él dando pases de pecho. Tenía muy clara cuál era su vocación: ser torero.

“A José nunca le gustó la herrería. El se sentía gitano fragüero y canastero. Fragüero por parte de su padre y Canastero por parte de su madre, pero lo de doblar el hierro... no le hacía mucha gracia”.


Página del libro 'La chispa de Camarón'

A pesar de su timidez, con tan sólo cinco o seis años se convirtió en todo un personaje, en un líder para sus amigos y era admirado por todos. “De la calle de la Amargura era el que se convirtió en su amigo para toda la vida. El que hoy sigue siendo íntimo amigo de su hijo, de mi hijo... José, si tenía que confiarle el dinero a alguien para que se lo guardara, era a él. Y a él le contó sus pensamientos más íntimos... sus secretos. Este niño era Manuel Luque”. Y José lo bautizó como Manuel “el del lunar”.

Rubio y menudo... como un Camarón

Los tíos que criaron a Juana Cruz, Isabel y Joseico eran una parte más de la familia Monge. José quería mucho a su tío, “siempre lo recordaba , bien por las letras de los cantes que hacía”.. “o contando las cosas tan flamencas que hacía su tío, como bailar por bulerías con un pañuelo en la cabeza”. Joseico se dedicaba a la venta de brillantina y colonia. José con sorna le pedía siempre un poco de colonia y un día Joseico, que siempre evadía la respuesta directa, le contestó “José, eres rubio y menuo ... como un camarón”. Hasta ese momento, a José se le conocía como Pijote Chico, porque se parecía mucho a su hermano Jesús a quién denominaban así, pero Camarón fue el nombre que le marcó toda la vida y más allá de su muerte.

En aquellos años en los que creció el joven Camarón la educación era un privilegio, pero los sacerdotes carmelitas de la Iglesia conventual del Carmen de San Fernando crearon una escuela para los niños pobres por la tarde. Para a atraer a los niños de la zona repartían bocadillos de pan con chocolate “pero José, ni bocadillo de pan con chocolate, ni jarro de leche, ni ná. Éste no quería ir al colegio ni amarrado”.

Sin embargo, gracias a su afición a los toros, tanto José como Manuel “el del lunar” pudieron aprender unas nociones mínimas de lectura y escritura. Seguidores incondicionales de Felipe Romero, un joven torero de la Isla, entraron en contacto con su apoderado Antonio Caraballo, quien les dejaba ensayar con los capotes del diestro, a cambio de que antes recibieran unas pequeñas clases de cultura. “A José, cuanto más crecía más le subía la fiebre taurina. Sólo hablaba de toros, de ser maletilla, de irse a los tentaderos, de triunfar en Madrid, en Sevilla...”

Pero a José también le empezaba a atraer la música. Cuando se celebraba un bautizo o una boda en el barrio, allí acudía con algunos amigos para cantar en la fiesta y ganarse unas monedas. “Y luego se repartían las monedas. Porque a mi marido nunca le interesó el dinero, todo lo daba desde pequeñito. Si cantaba y ganaba algo, ese dinero era suyo y de sus amigos”.

Los cantes los aprendía de todos los que le rodeaban. Además de ser testigo de los duelos de su padre en la fragua, Juana Cruz, o Juana la Gitana como era conocida, reunía en su casa a muchos artistas que pasaban por San Fernando y que tenían referencias de su arte. “Los gitanos fueron hablando del arte de Juana y en aquella habitación llena de camas con colchones rellenos de paja, se sentaban todos los grandes para disfrutar de la música que tenía en la garganta Juana Cruz: Caracol, Pepe Pinto, Lola Flores, el Sevillano...”


Página del libro 'La chispa de Camarón'

Primeras actuaciones

Por aquella época un funcionario del Ayuntamiento de San Fernando, Pepe Barrera, se dedicaba a montar espectáculos con los chiquillos de la Isla. En 1962 le propone a José que actúe junto a otros jóvenes artistas en el colegio de La Salle. Ésta fue la primera actuación en público que se recuerda de Camarón. “Llegó al patio de La Salle y no tenía ropa para actuar: Barrera le puso una camisa de lunares amarrada a la cintura y un pantalón negro y salió al escenario”...”Cantó por fandangos y bulerías, terminó y la gente no le dejaba irse: se arrancó por cantiñas, por tientos... y se bajó del escenario mientras cientos de personas seguían pidiendo otra...”.

Poco después participa en los Carnavales con la Comparsa “Currito y sus Churumbeles”. Pero un hecho memorable acontece con motivo de la actuación de Enrique Castellón Vargas, el Príncipe Gitano, en San Fernando. José y varios amigos acuden a verlo y cada vez que el artista se acercaba donde estaban ellos le decían: “Éste canta mejor que tú”. Se lo repitieron en tantas ocasiones que, al final, Enrique Vargas paró la orquesta y animó a José a que se subiera al escenario. “Cantaron varios fandangos y José cada vez se lo ponía peor... subía los tonos y hasta el guitarrista temblaba. El público jaleaba al niño que, al lado del monstruo de la canción, no se quedaba corto, y el Príncipe Gitano aceptó la derrota, se quitó el sombrero y se lo puso al niño pidiendo aplausos para José”...”Esa noche José formó un revuelo en la Isla”.

“Era curioso ver cómo los artistas locales de aquella época, los coros de carnaval y el resto de las agrupaciones se fotografiaban con José, un niño desconocido, como si fuera un gran artista. Su personalidad y sus cualidades musicales hacían que los músicos, desde pequeñito, se arrimaran a su lado para guardar una instantánea, como si se olieran que aquél niño rubio iba a llegar a ser un grande del arte”.

El 9 de enero de 1964 fallece Juan Luis Monge. La desaparición del patriarca supone un cambio trascendental en la vida de la familia. “Juana, a las pocas semanas de morir su marido, no tenía para darle de comer a sus hijos”.

Además después de 27 años trabajando para doña Delfina, ésta se mudó a Cádiz y se quedó sin trabajo, por lo que “tuvo que ir a limpiar en bares y cafeterías de la Isla”.

Siguiente >>

 


 

Camarón, 'Reencuentro' (CD + DVD + camiseta + libreto + fotos)

Más información, audio, vídeo, pedidos online

Camarón, 'Integral' (20 CDs + LIBRO)

Más información, audio, pedidos

 

LIBRO. 'Camarón, biografía de un mito (Libro, edición de bolsillo)'

Más información, pedidos

La leyenda. 'Antología
(4 CDs + LIBRO)'

Más información, audio, pedidos

 

Camarón de la Isla
Biografía, discografía, audio y comentarios de los lectores

 

 

 

 

 
Escribe aquí tu email para pertenecer
a la Cyberpeña y recibir el boletín de novedades: