VV/AA
'Rito y Geografía del Baile'
(12 DVD)

 

La Argentina
Biografía y comentarios de los lectores



 

Especial. Reportaje histórico: Las castañuelas (‘Estampa’, 1931)

Las castañuelas

Flamenco-world.com, julio de 2008

Trascripción literal de la revista ‘Estampa’ de Madrid. Reportaje firmado por José Díaz Morales y publicado el 26 de septiembre de 1931

LA VOZ DE LAS CASTAÑUELAS

Mi amigo se masca el bigote, se apoltrona en la silla y me dice después, mientras la calva proyecta sobre el techo la luz de la lámpara haciendo de pequeño reflector.
-¡Manzanilla! ¡Venga manzanilla!
Vierte el camarero en los “chatos” la manzanilla. Mi amigo lo saborea y, cuando descubre que soy todo oídos, comienza:
-No sé si usted lo habrá descubierto; pero yo, que ya soy viejo, sí. El baile flamenco no es nada si no va acompañado de la voz de las castañuelas. El cuerpo que danza, vibra al repiqueteo, sin poder substraerse a su poderosa influencia...
Es mi amigo un viejo “tocaor” de guitarra, retirado. Los años no le han quitado el cariño por el “cante” y baile flamencos.
-Hay que sentir muy hondo para comprender el lenguaje de las castañuelas. La gente, la galería cree que toca mejor la que más “carretillas” hace. Sin embargo, no es así. Lo fundamental es el ritmo del repiqueteo, el alma que se ponga en la punta de los dedos...

LA TIPLE Y EL BAJO

-Todas las castañuelas no tienen el mismo sonido -continúa mi amigo-. Una de ellas, la que se coloca en la mano derecha, se llama “hembra”, y, por su sonido más ladino, hace las veces de tiple.
-¿Y la otra?
-Se toca con la mano izquierda, y se llama, naturalmente, “macho”. Actúa como bajo. Con la “tiple” se repica y con la otra se da el “golpe”.

LOS “PALILLOS”

-En Andalucía no se llaman casi nunca castañuelas, sino “palillos”.
-¿Y no tienen más nombres?
-Ahora no. Antes, en la Antigüedad, se usaron otros instrumentos semejantes, que se llamaban crótalos, marronettes y crusmatas, en Grecia, Italia meridional y Andalucía. Las crusmatas eran bellísimas. Eran de conchas marinas.
-¿Dónde cree usted que empezó a usarse este bonito instrumento para el baile?
-En Sevilla. No hay más que fijarse en que, con la guitarra y la pandereta, forman la trilogía de los instrumentos netamente castizos de Andalucía...
-¿De qué están hechas?
-Se construyen de marfil o de madera dura de boj, ébano o granadillo. Las mejores, por su temple y su sonido, son las de madera de granadillo.

LO QUE COSTABAN LOS PRIMEROS “PALILLOS”

-Los primeros “palillos” fueron, posiblemente, de guayacón. Costaban diez o doce reales.
-¿Y no los había más baratos que costasen algo menos?
-Sí, los de madera de azufaifo, que valían cuatro o cinco reales. Pesaban muy poco y sus voces eran buenas. Por cierto que, en aquella época, la Maestranza de Artillería usaba la madera de guayacón para las cureñas de los cañones. Los aficionados gestionaban de los jefes trozos regalados de aquella madera y se mandaban hacer unos palillos. Claro está que les resultaban casi gratis.

LOS MEJOR FABRICANTES DE “PALILLOS” QUE HA HABIDO

El primer “palillero” fue, sin duda, Romerito, establecido en una casa de vecindad de la calle Santiago. Cuando murió, transcurrieron varios años sin que labraran “palillos”. Pero, un día, llegó a Sevilla un joven “palillero” de Málaga: Francisco Bonilla. Se estableció en el callejón de Dos Hermanas. Al poco tiempo, había hecho amistad con todos los maestros de baile, y, siguiendo sus consejos, llegó a perfeccionar tantos los “palillos” que fueron los suyos reputados como los mejores. Cuando murió volvieron a escasear los buenos “palilleros”, y, en la actualidad, los mejores se construyen en Berlín, en casa del sevillano Miguel Martínez.

LAS MEJORES CASTAÑUELAS

Tres o cuatro aventuras de príncipes y zares han dado lugar a las mejores castañuelas del Mundo. En una fiesta que se celebró, después de la boda de Alfonso XII, en el Hotel Madrid, de Sevilla, en honor del príncipe Mirza, con toda la embajada persa, figuraba como estrella Natalia Delgado. El príncipe parece ser que se enamoró de ella y mandó que la hicieran los mejores “palillos” del Mundo. Las castañuelas fueron compradas al famoso “palillero” Bonilla. Son de lo más perfecto y acabado. Otros “palillos” famosos fueron los que regaló el gran duque Nicolás, que más tarde fue el zar de Rusia, a la “Pateri”, que bailaba en el famoso “Burrero”. Eran negros, con magníficos moños de los colores de la bandera española. Y una noche, en medio de la alegría de la fiesta, organizada por el duque, le fue hecha entrega del rico presente, por él mismo, a la bella artista.

LAS QUE MEJOR TOCAN HOY LAS CASTAÑUELAS

-Hoy -termina mi amigo- se ha adelantado mucho en el toque de los “palillos”. Desde la “Campanera”, un prodigio en manejos y ejecución, ha evolucionado de una manera extraordinaria el canto de las castañuelas. Hoy hay más escuela, más sentimiento. Así, tenemos a la Argentina, “el poema de las castañuelas”; a Custodia Romero, la “Venus de Bronce”; a Pastora Imperio... Afortunadamente, el repiqueteo de las castañuelas cuenta, hoy por hoy, con las mejores musas del baile flamenco.

JOSÉ DÍAZ MORALES

 
 
Para pertenecer a nuestra cyberpeña flamenca mándanos
tu e-mail y te informaremos de todas la novedades:

 Home | Contacto | Publicidad | Mapa web