Gallardo, la primera marca de calzado, te trae la actualidad del baile flamenco

 

 

Flamenco-world.com
distribuye
internacional_
mente más
de un cuarto
de la
producción


<< Anterior

La elaboración

El proceso de elaboración artesanal del zapato Gallardo mantiene las mismas fases que se seguían en los talleres de hace unos cien o doscientos años. Aunque en estos tiempos se aplican técnicas muy mecanizadas para la fabricación de zapatos, en Gallardo se sigue respetando la tradición artesanal que cuando se inició hace ya más de medio siglo.

Una vez que el cliente elige el modelo que desea, se le toman las medidas (largo, ancho y empeine), proceso que en Flamenco-world.com realiza el propio cliente, siguiendo sencillas indicaciones. A partir de aquí, comienza el proceso de elaboración. En primer lugar, se adapta la plantilla a la horma del modelo elegido para después pasar al proceso en el que se corta sobre la piel en diferentes partes (tacón, collarín...). A continuación, se pasa al proceso de aparado, que consiste en unir todas las partes de la piel cortada, para lo que la aparadora se sirve de una máquina. Además, se encarga de colocar los diferentes accesorios (elásticos, hebillas...).

Pulsa en las imágenes para verlas a mayor tamaño:

Corte de la piel

Un artesano coloca los clavos

Hormas de Gallardo

Después se pasa a la cadena de montaje. Sobre la horma, el zapatero estira la piel y la ajusta con clavos para, posteriormente, llevar a cabo la colocación de los clavos uno a uno. Después, el zapato se centra para que quede derecho y se mantiene así unas 48 horas. En la siguiente fase, el zapato se saca de la horma y se colocan las diferentes partes: contrafuerte, tacón y los clavos en punta y tacón. A continuación, pasa a la fase de terminación, en la que los terminadores colocan las plantillas de dentro y los filis. El último paso es el del respaldado final, donde se embellece el zapato. Y se trata de una auténtica labor en equipo, donde cada uno de los zapatos es tratado como una verdadera obra de arte, totalmente personalizada y atendiendo a lo que el cliente desea. De hecho, cada uno de los zapatos se marca desde el principio con el nombre del cliente y con un identificativo del zapatero que lo ha elaborado.

Tras este arduo proceso de fabricación, el resultado es un zapato reforzado, "de gran resistencia y dureza, que se distingue por llevar clavos tanto en el tacón como en la puntera con la finalidad de conseguir sonido flamenco". Evidentemente, no se trata de un zapato destinado al uso diario, "aunque nos han llegado clientes que nos han pedido zapatos para el uso diario pero con nuestro modelo". De manera también más puntual, Gallardo ha confeccionado zapatos para otros géneros de baile. De hecho, fue la empresa encargada del calzado en el musical 'La Bella y la Bestia'.

Este es el proceso que está tras cada par de zapatos profesionales de Gallardo, que también confecciona una gama semiprofesional, los conocidos como 'serie A'. La diferencia entre ambos tipos es que en éstos sólo una parte de ellos está cosida y el resto pegada, mientras que el profesional es totalmente cosido. Como explica Zapardiel, "evidentemente, estos últimos exigen una mayor dedicación". Y también el diseño es más exclusivo. Para cada temporada, la marca lanza nuevos modelos de zapatos, con distintos calados y adornos. Pero lo que no cambia nunca es la horma, principal característica de los zapatos de esta firma. Actualmente, "contamos con veinte modelos diferentes pero fabricados sobre la misma horma".

Pulsa en las imágenes para verlas a mayor tamaño:
Lija del borde del zapato
Montaje del zapato

Un artesano de Gallardo fija una 'plantilla

Actualmente, Gallardo Dance tiene una producción anual que supera los cinco mil pares de zapatos, de los cuales Flamenco-world.com -punto de venta exclusivo en Internet- distribuye internacionalmente más de un cuarto. Entre un canal y otro, la mitad de los pares de zapatos se destinan a la exportación. Japón es el principal país donde la firma envía sus zapatos, aunque en otros mercados como Estados Unidos, Canadá y Australia la firma ya ha conseguido asentarse. Una distinguida clientela avala cada una de estas pequeñas obras de arte. Aunque la lista es larga, entre los usuarios estrella de Gallardo puede destacarse, entre muchos otros, a las compañías de Sara Baras, Antonio Márquez, Antonio Canales, Eva Yerbabuena y el Ballet Nacional de España.

A por jóvenes artesanos

El progreso ha ido, poco a poco, arrinconando al mundo del calzado. De hecho, según comenta la portavoz de la firma, dado que uno de los objetivos de Gallardo es conseguir mantener la artesanía, "es imprescindible lograr que los jóvenes se interesen por este oficio e incorporarlos a este mundo, sobre todo porque la mayoría de los artesanos son ya mayores". En su opinión, si no se lograra un relevo generacional, este oficio podría desaparecer en quince o veinte años. De todos modos, Gallardo ya cuenta con dos jóvenes aprendices en su taller, entre las personas que conforman la plantilla: zapateros, cortadores, terminadores, patronistas, etc...

Por este motivo, las perspectivas de futuro de la empresa no tienen marcado otro reto que el de mantener la artesanía que, desde sus inicios, tomó como estandarte. En este sentido, no tienen perspectivas de ampliar la producción: "Si queremos mantener el trabajo artesanal en nuestro taller debemos seguir fabricando en pequeñas cantidades, con el fin de respetar el trabajo hecho a mano". La proporción es la siguiente. Cada zapatero elabora diariamente una media de siete zapatos semiprofesionales y cinco profesionales. "Estos datos evidencian el tiempo que es necesario invertir para su elaboración", entre veinte y treinta días de arte... artesano.


Zapato aparado

revista@flamenco-world.com
 

Más información:

El traje de flamenca

El mantón de Manila

 

 
Para pertenecer a nuestra cyberpeña flamenca mándanos
tu e-mail y te informaremos de todas la novedades:

 Home | Contacto | Publicidad | Mapa web