Gerardo Núñez
Biografía, discografía, Real Audio y comentarios de los lectores


 



CURSO DE GERARDO NÚÑEZ Y CARMEN CORTÉS. ESPECIAL

Babilonia por bulerías

José Manuel Gamboa. Sanlúcar de Barrameda, agosto de 2004
Fotos: Kyoko Shikaze

Agradecimientos coreografiados

Sucedió la inflamada noche del 23 de julio, en el patio de las bodegas La Cigarrera de Sanlúcar de Barrameda. Como diciéndole al maestro “te vamos a estremecer”, a las órdenes musicales de Lance Quinn, el más veterano de sus educandos y productor que fuera de Bon Jovi reciclado en pasional rasgueador de bulerías, con coreografía perfectamente estudiada al son del viejo éxito de Queen ‘We will rock you’, salen los estudiantes para festejar al profesorado. Traducen el “we will, we will rock you”, por un chapurreado:

Cur-so de San-lúcar
Cur-so de Ge-rardo…

Daban las gracias a sus maestros Gerardo Núñez, Carmen Cortés, y a los profesores invitados: Cepillo, Rafael de Utrera, Pablo Martín, Tino Vandersman, Caren Lozano, Salado de Jerez y J. Taube.


Clase de guitarra de Gerardo Núñez

Esa velada ponía fin al canicular, intenso, feliz y provechoso seminario flamenco sanluqueño. Cada verano, llegado julio, en el norte San Fermín y en Sanlúcar world-flamenquín. Y es lo que tiene: algún personaje desnortado vimos por esa tierra gaditana con camiseta blanca y pañuelo rojo al cuello. Gerardo Núñez y Carmen Cortés/Carmen Cortés y Gerardo Núñez, dos artistas y dos personas fuera de serie, convocan cada verano en Sanlúcar sus cursos, que en mucho se apartan de la fría rigidez de otros menos productivos al fin. Porque una cosa es la necesaria disciplina en el estudio, y otra muy distinta la seriedad mal entendida. Hay que divertirse; que el flamenco donde de verdad se ha aprendido, de siempre, es en la alegría de la fiesta.

Aprendiendo y festejando. La catarsis bulearera

En Sanlúcar los alumnos de Gerardo y Carmen viven en perpetua comunidad flamenca, y cada noche hay puesta en común; casi una terapia grupal al son catártico de la bulería. Y no se libra nadie: Carmen Cortés y secuaces se encargan de localizar uno a uno a todos los alumnos para que no se escapen y den la cara en la escena animados por compañeros, profesores e invitados. Y al final, superada alguna que otra timidez, todos pletóricos al comprobar que lo aprendido sirve de veras en su ámbito natural. Funciona. Gerardo y Carmen ponen a disposición de los estudiantes, amén de su propio arte, una galería de jerezanos diestros en el compás que acompañan las salidas a escena de los discípulos. En esta ocasión se ha contado con El Pescaílla, Juanillorro y El Quini; al frente del grupo Jesús Méndez que, a lo largo del curso, se trajo a Sanlúcar el Premio de Bulerías que acababa de ganar en un prestigioso certamen jerezano. Y no hay que olvidarse de los discípulos, algunos tan conocidos como Miguel Iven, que también hacen sus pinitos acompañando el cante y el baile.


Clase de baile de Carmen Cortés

Este animoso procedimiento lo ha llevado Gerardo con su trío por el mundo. No hace mucho que estuvimos en La Habana -también con Javier Barón, Juan José Amador y Miguel Ochando como profesores-, gracias a un acuerdo entre la Junta de Andalucía y el Ballet Nacional de Cuba, donde los flamencos habaneros, cuyo número crece y crece, festejaron sobre las tablas con lo aprendido en las aulas; aulas que se llamaban Carmen Amaya, Pilar López, Antonio... Igualito, igualito, que en España; lo mismito que aquí, donde una mayoría desconoce con altanería quienes son esos tres genios y el arte que practicaron. Pero volvamos a lo positivo.

Continúa >>

 
 
Para pertenecer a nuestra cyberpeña flamenca mándanos
tu e-mail y te informaremos de todas la novedades:

 Home | Contacto | Publicidad | Mapa web