CD. Miguel Poveda
"Tierra de calma"



CD. Luis el Zambo
"Gloria bendita"

Miguel Poveda
Biografía, discografía, audio y comentarios de los lectores

 


FLAMENCO BIENNALE HOLANDA 2008. MIGUEL POVEDA • UHF

Una gota como un mar

Silvia Calado. Amsterdam, 2 de noviembre de 2008

Que una programación cultural destaque en Amsterdam es complicado. Las guías de ocio están atiborradas de conciertos y los carteles tienen empapeladas las vallas de las obras municipales. En un mismo fin de semana, actuaron Living Colour y Al Green en la Paradiso, Michael Bolton en la Amsterdam Marcanti, hubo siete conciertos de clásica en el Het Concertgebouw, se celebró durante toda una madrugada la Museumnacht... y hasta una ‘bollywoodiense’ camioneta iba ya anunciando con altavoces por la ciudad el inminente India Festival. Y son sólo unos pocos ejemplos.

Pulse sobre las imagenes para ver a mayor tamaño
Highslide JS
Highslide JS
Luis el Zambo, Joaquín Grilo y Moraíto (Foto Daniel Muñoz)
Miguel Poveda y Luis el Zambo
(Foto Daniel Muñoz)

La Flamenco Biennale 2008, por tanto, es una gota de agua en la intensísima vida musical de la ciudad. Por eso tiene mérito vender todo el papel del Muziekgebouw aan’t IJ -unas ochocientas entradas- con motivo de un concierto flamenco. Así sucedió la noche de clausura con el ‘Sin Frontera’ de Miguel Poveda... y de toda su compañía. Y es que, por más que figure como titular del concierto, su nombre se igualó en la tabla al de sus invitados. Incluso llegó a verse superado. Algo lógico cuando en la escena Luis el Zambo se deja su alma antigua en la bulería al golpe, cuando Moraíto hace hablar a la guitarra con sus frases esenciales por seguiriyas o cuando el incontinente genio de Joaquín Grilo se desborda. Para el bailaor jerezano fueron las máximas ovaciones de la noche (pateo incluido), al hilo de una danza que epató por su inédito componente tragicómico.

Menos mal que la excitación vivida en la sala grande, tuvo su preciso contrapunto en el Bimhuis. La música del grupo Ultra High Flamenco fue un bálsamo para el oído de las cerca de doscientas personas allí congregadas. El contrabajo de Pablo Martín, la guitarra de José Quevedo, el violín de Alexis Lefèvre y la percusión de Paquito González pusieron banda sonora a la bella estampa nocturna que se transparenta en todo el fondo del escenario. Trenes que van, tranvías que vuelven, luces que palpitan. Y como si no quisieran romper el equilibrio de la escena, fueron desvelando su repertorio. Una música que es el punto de encuentro cada vez más concreto de cuatro instrumentistas con diferente background y palpitar cercano. No es cosa de pellizco, sino de caricia.

Pulse sobre las imagenes para ver a mayor tamaño
Highslide JS
Highslide JS
UHF (Foto Daniel Muñoz)
Pablo Martín (Foto Daniel Muñoz)

El pellizco estaba para entonces ya acomodado en el bar de la sala, donde El Zambo seguía cantando letra tras letra al oído de los invitados de la íntima fiesta de clausura del festival. Que no eran más que los artistas de la noche, también los que en la tarde habían actuado en el RASA de Utrecht (el guitarrista Tino van der Sman, la cantaora Sonia Miranda y el bailaor El Choro), los técnicos, el entregado personal de producción, las diligentes voluntarias, los aficionados más allegados, los directores del evento Ernestina van de Noort y Maarten Rovers, algún que otro periodista... y las exquisitas fotografías de Daniel Muñoz allí expuestas. Artistas retratados en la muestra -que se ha visto en las tres sedes del festival- como Manolo Sanlúcar, Sara Baras, El Pele, Israel Galván y, sobre todo, la Tía Yoya parecían quererse salir del papel para participar en la fiesta que, según se rumorea, duró hasta el amanecer. Amsterdam despertó cubierta por una neblina que hacía parecer un sueño todo el flamenco sentido a lo largo de... ¿cuánto tiempo?

 
Para pertenecer a nuestra cyberpeña flamenca mándanos
tu e-mail y te informaremos de todas la novedades:

 Home | Contacto | Publicidad | Mapa web