Trajes de flamenca.
Nueva colección 2007

 

Marina Heredia
Biografía, discografía, Real Audio y comentarios de los lectores



 

SALÓN DE LA MODA FLAMENCA ‘SIMOF 2007’. ESPECIAL

Pasarela de talento... flamenco

Susana Muñoz Bolaños. Sevilla, febrero de 2007

El Salón Internacional de la Moda Flamenca ‘Simof 2007’, celebrado en Sevilla del 15 al 18 de febrero, confirma la feliz unión de clasicismo y renovación, y corrobora que aún queda mucho por descubrir en torno al traje de flamenca. Y es que la moda flamenca está más viva que nunca.


Colección de Ángeles Verano, con Marina Heredia
(Foto Angelesverano.com)

Quienes pensaban que sobre el traje de volantes, que tiene más de un siglo y medio de vida, ya se había inventado todo, han podido comprobar que aún queda mucho por descubrir y que el talento de los diseñadores no tiene límites. Más de 1.000 vestidos de flamenca han paseado a lo largo de 32 desfiles sobre la pasarela de Simof 2007. Con un nuevo récord de asistencia a todos los desfiles, el público ha podido comprobar, no sólo que el clasicismo y la innovación pueden darse la mano para dibujar un sinfín de propuestas para el único traje regional sometido a los vaivenes de la moda, sino también que, pese a ello, no todo vale y que el traje de flamenca nunca pierde su auténtica esencia.

Bulerías, seguiriyas y sevillanas se han mezclado con la actuación de coros flamencos y tamborileros y las voces en directo de Manuel Lombo y la cantaora Sonia Miranda. Sobre la pasarela, la presencia de grandes nombres del flamenco, como Marina Heredia, Macarena Giráldez o Diana Navarro y en el recuerdo, la desaparecida Lola Flores, cuya voz sonó con fuerza en más de un desfile, homenajeada por varios creadores. Entre el público, bailaoras y bailaores, cantaoras, cantaores y cantantes, como Falete, María Jiménez, María José Santiago, Rosario Mohedano o Charo Reina, además de un sinfín de toreros, futbolistas, famosos del mundo social y del espectáculo, además de modelos internacionales. Su presencia confirmó que Simof es, además de una pasarela de moda, un auténtico acontecimiento social y mucho, mucho espectáculo.

Nuevos aires soplan


Pasarela de moda flamenca Simof 2007 (Foto Fibes / Simof)
 
   

Nacida hace trece años como acicate para los creadores de moda flamenca, Simof 2007 continúa con su primer objetivo, manifiesto en el Certamen de Jóvenes Diseñadores que inaugura cada edición. Seleccionados entre más de 30 creadores, fueron nueve los elegidos para mostrar sus tendencias, con un nivel tan alto que pusieron en más de un aprieto a los miembros del jurado. La ganadora, Carmen Raimundo, convenció con sus ‘Antiguas Canasteras de Sevilla’, inspirada en aquellas muchachas que llenaban de color las calles de Sevilla a su paso. Vestidos confeccionados en telas y ‘patchwork’, con mezcla de tejidos y popelín en lunares, complementados con cinturones de varios tipos en distintos tejidos. Un aire colorista que se mezcla en las distintas telas y estampados como antiguamente utilizaban las gitanas, aplicados sobre cortes actuales y posiciones de volantes, diseñados para realzar la figura de la mujer, le dieron la victoria. Junto a la ganadora, las tendencias de Sara de Benítez, que escogió el raso como tejido de ‘Gitana Chic’ para hacer las ferias más deslumbrantes; y Susana Pagés, que desplegó madurez en ‘Sevilla en el pensamiento’. Nostalgia, con sobrepuestos de transparencias, volantes en cascadas lisas, mangas con tiras bordadas, diferentes largos y escotes en pico o redondos para resaltar la anatomía femenina. Vier Márquez se decantó en ‘Ay Carmela’ por la esencia de lo hippy, gracias al croché, los estampados, los motivos zíngaros y los llamativos malvas y rojos. Y Susana Vega conjugó en ‘Kon-fussion’ los tops de corte imposible con las faldas de talle bajo. Por su parte, Susana Navarro junto a Carlos Arróniz homenajearon en ‘Pasión en abril' a los ruedos, con toreritas sin nada debajo junto a espaldas seductoramente desnudas; mientras que Vanessa Suárez apostó en sus ‘Coquetas flamencas’ por el look más urbano, introduciendo boinas caladas en lugar de peinas y corbatas sobre el escote.

Creadores consagrados

Un total de 32 creadores consagrados mostraron sus tendencias a lo largo de cuatro días. Con el sugerente nombre de ‘Tus lunares’, Vicky Martín Berrocal consiguió la primera ovación de Simof 2007 por su apuesta ecléctica y colorida, muy audaz en los cortes y de exquisito tratamiento del color y las texturas. En su propuesta, hay lugar para los conjuntos de falda y camisa, pero sobre todo para los vestidos, con siluetas camiseras, envolventes y ajustadas a la figura femenina. Destacan los escotes en ‘V’ y corazón y las mangas, presentadas en diversas variedades: abullonadas, estrechísimas o a la sisa. En cuanto a la paleta de color, la exploración por la gama de los verdes –menta, musgo, esmeralda- se une a los bermellones, violetas, morados, calabaza, marrones y caldera. Sobresalen con fuerza y osadía el oro, clave del estilo de la colección, y el intemporal rojo. En cuanto a tejidos y texturas, destaca la mezcla de materiales y junto a las texturas tradicionales, como el croché, conviven la contemporaneidad del tejido gabardina y el clasicismo y ligereza de telas delicadas y lujosas, como el punto de seda, el raso, el lamé y las muselinas. Cerró el desfile con una espectacular bata de cola en rojo, confeccionada con 500 rosas de tela, entallada hasta la pantorrilla.

 

Pasarela de moda flamenca Simof 2007 (Foto Fibes / Simof)
   

Por su parte, Cristo Báñez, hábil en el ‘prêt à porter’, presentó bajo el nombre de ‘Esa’ y a ritmo de tango y una escenografía majestuosa una colección inspirada en las mujeres fatales, para reivindicar a una mujer fuerte y poderosa, de carácter independiente. Su colección reúne dos líneas diferenciadas, una para el día y otra para la noche. La primera, más funcional, está concebida a partir de faldas de nesgas, que florecen con volantes de doble capa y mucho vuelo, algunos canasteros, que se abren en la parte delantera para mostrar botas muy flamencas y urbanas. Los cortes, especialmente audaces, con espaldas descubiertas y escotes de vértigo. La línea de día es especialmente divertida y urbana, con cuerpos cómodos y funcionales, confeccionados en telas personalizadas con leyendas y palabras ‘flamenca’ y ‘gitana’, bordados con mimo en un atractivo grafismo. Por la tarde, la mujer es romántica, con una línea de cortes muy femeninos, confeccionada en hilo, encajes, entredoses y vainicas. La noche se torna monocolor: en rojo, negro y dorado, apostando por líneas más ajustadas, festivas y hasta lenceras, en las que los juegos de texturas son protagonistas, con mezclas atrevidas de popelín, satén, gasas estampadas, hilo, seda, bambula y encajes.

La inigualable Lina, acreedora de una carrera y toda una vida dedicada a la artesanía del traje de flamenca, presentó en ‘Marina’ dos tendencias bien definidas con el glamour y la factura perfecta de sus creaciones. De una parte, el regreso a los tejidos y diseños de los años 70, con vestidos de flamenca de popelín, hermosos volantes de capa rematados con tira bordada, amplios escotes de pico y mangas al codo. La otra línea se caracteriza por el uso de tejidos vaporosos y sensuales, en los que el corte y la colocación de los volantes destaca por su originalidad. Para causar ese efecto, las texturas elegidas son el clásico popelín, las gasas para un efecto lujoso y el raso de algodón. La paleta tonal explora las posibilidades del blanco, del rojo, negro, coral, morado y verde mar. Capote de Paseo es el título de la colección que ha presentado, con gran éxito, Aurora Gaviño, veterana dentro del mundo de la moda que ha vestido en numerosas ocasiones a folclóricas como Rocío Jurado. Concebida como un homenaje torero, la creadora ha reinventado el traje de flamenca con líneas nuevas para trajes en seda natural india con lunares exclusivos, que se mezclan con distintos encajes antiguos en rebaje de colores o con tonalidades totalmente dispares.


Pasarela de moda flamenca Simof 2007 (Foto Fibes / Simof)
 
   

Por su parte, la cordobesa Juana Martín volvió a seducir al público entregado de Simof con su particular estilo en ‘Gitanas de Arte’, una colección para flamencas eminentemente urbanas, muy colorista, colmada de las referencias estéticas y creativas que convierten el estilo de la creadora en inconfundible. Realizada casi íntegramente a partir de telas teñidas y pintadas a mano, la creadora sigue apostando por la mezcla de tejidos de argumento creativo, en el que confluyen encajes, brochados y lycras con tules, algodones, guipur y, por supuesto, el denim. Mantiene su apuesta segura por las camisetas, pensando en mujeres originales y de estilo desenfadado, con cuellos alzados y blusas anudadas con cintas a la cintura, conjuntos de tres piezas en blanco, perforados con forma romboidal, telas con brocados dorados junto a su personal línea vaquera y a sus camisetas de tirantes.

Pilar Vera volvió a demostrar que puede renovarse una vez más con su colección ‘La Guapa’, para ofrecer una fantasía flamenca de inspiración años 40 y 50, revisada y moldeada, con propuestas en las que impera el lujo y el refinamiento. Cuellos mao y grandes claveles bordados sobre sus blusas y faldas se suman a una serie de vestidos realizados en fantasía bordada de motivos florales extraídos de la iconografía de los clásicos mantones de Manila. Una auténtica fantasía y exceso para los cuerpos, pero con mesura y elegante caída en la cascada de volantes. La creadora unifica comodidad, alegría y colorido en un resultado final de inspiración canastera, en la que el vuelo de los volantes acaba por convertirse en una constante. Además, se sumerge en la aventura de presentar a la mujer para una boda que, con sedas y encajes, se acerca a lo flamenco pero alejada de excesos folclóricos.

Por su parte, la creadora Ángeles Verano volvió a salpicar de volantes y buen gusto la pasarela internacional de la moda flamenca. Su colección ‘Revuelo de volante’s, que tiene en el estampado a su gran aliado, está repleta de las mezclas de mil y un tejidos diferentes que sólo ella sabe hacer, en una superposición de tejidos perforados pintados a mano y telas de piel, como angeliza, brocados y mucha seda natural. Mucho vuelo en los vestidos y mangas de gran volumen en farol. Además de las acertadas mezclas de los malvas y verdes pistachos, el color predominante en sus diseños es el rojo apasionado, como dejó entrever en todo su esplendor en una bata de cola con aires orientales y lunares en la cola. Sus complementos más personales para esta ocasión son los cinturones para definir los talles, las flores de tela a modo de guirnaldas y las líneas canasteras en los bajos.


Pasarela de moda flamenca Simof 2007 (Foto Fibes / Simof)

Finalmente, José María Cañabate se llevó la última gran ovación de Simof 2007, con ‘Mi niña Lola’, una colección que reivindica la figura de las divas de la escena clásica flamenca, con trajes muy trabajados, de líneas retro muy estudiadas. Sus creaciones presentan siluetas entalladas hasta la mitad del muslo, momento en el que emergen volantes de gran volumen y trabajada caída en cascadas, que se acortan en la zona frontal para mostrar los siempre femeninos tobillos y zapatos. Los escotes se agrandan y colman de sugerencia los vestidos, algunos con las espaldas casi descubiertas con formas romboidales. Las mangas, al codo, muy estrechas y estilosas. Especial atención merecen las aplicaciones artesanales de flecos delicadamente engarzados presentadas en diferentes aplicaciones sobre los cuerpos y volantes de los trajes. Además, destacar una línea de aires rocieros que reinterpreta el tradicional traje corto masculino en vestidos y batas muy femeninos.

Flamencas renovadas. Guía de tendencias

 
 
Para pertenecer a nuestra cyberpeña flamenca mándanos
tu e-mail y te informaremos de todas la novedades:

 Home | Contacto | Publicidad | Mapa web