Galería de imágenes
Pasarela internacional Simof 2003
Ver galería de imágenes





Trajes de flamenca a medida
Ver todos los modelos y pedidos on-line

Cada modelo es confeccionado a su medida
Diseño y confección en talleres artesanos de Sevilla
Envíos internacionales garantizados
Atención personalizada en cada pedido

 

Tendencias:
El traje de
flamenca se
parte en dos
de manera
generalizada,
la apuesta
por
las blusas y
los corpiños
combinados
con faldas
muy
estrechas ha
sido la tónica
general


Sevilla, epicentro de la moda flamenca

La pasarela internacional Simof 2003
muestra las tendencias más atrevidas y
novedosas en trajes de volantes

Susana Muñoz. Sevilla, febrero de 2003

Sevilla, cuna del arte del traje de volantes, se ha convertido durante tres días en la pasarela internacional de la moda flamenca de la mano de SIMOF 2003, celebrado en su novena edición y por primera vez en el Palacio de Exposiciones y Congresos (Fibes) entre los días 6 y 9 de febrero de 2003. La primera de sus tres jornadas fue un auténtico escaparate de las tendencias más novedosas, gracias al Certamen de Diseñadores Noveles encargado de inaugurar el salón. La pasarela novel -preludiada por la ganadora del año anterior Carmen Jarén con una colección salpicada de elegancia y coquetería femenina sobre telas bordadas, linos, perforados, bambulas, encajes y bordados en blanco- ha dejado bien claro que el traje de flamenca es el único traje regional capaz de someterse a los vaivenes de las tendencias en moda.


Pilar Vera. Para 2003, la mujer se viste con colores muy fuertes, casi eléctricos. Sus trajes alternan en los volantes picos de mantoncillos con flecos, gasas y sedas. Los lunares de todos los tamaños y muy juntos, inspirados en los diseños de los años 70, al que acompañan mangas largas. Originales su trajes al cuello.
 
   

Los diseños por los que apuestan los creadores más jóvenes, la mayoría procedentes de pueblos de la provincia de Sevilla, están llenos de contrates, pero tienen un denominador común: realzar la figura de la mujer con sensualidad y atrevimiento. Los cuerpos de los trajes de flamenca que se lucirán en este año 2003 son muy entallados y están compuestos por faldas y corpiños trabajados en lino, perforados, bambulas y sedas. En cuanto a los volantes, son pocos y muy pequeños, ciñéndose al cuerpo de las flamencas. Los lunares, superpuestos e intercalados con rayas en la mayoría de los diseños.

Los más atrevidos de entre los noveles se han arriesgado con los trajes de tirantes, mangas y chaquetilla, los tops unidos a las faldas de volantes, el tejido vaquero en los trajes, los vestidos de croché, algún que otro toque hippy en la cabeza, los cuerpos en lycra roja y negra y los volantes que se ponen y se quitan para acabar convirtiéndose en pequeños mantones. También se recuperan los tradicionales volantes con encajes.

Como representantes de estas nuevas tendencias, las hermanas Pergó se han convertido en las ganadoras de la novena edición de SIMOF, con su colección 'El patio andaluz', formada por trajes negros con capas y volantes rojos. El accésit fue para Sergio Vidal, con una colección muy trabajada titulada 'Espirales y no lunares, ¿por qué no?'

Pasarela de profesionales

Si la primera jornada de Simof estuvo dedicada a las tendencias noveles, las dos siguientes han permitido disfrutar de la imaginación desbordante que los creadores más consolidados han mostrado sobre la pasarela. Nombres como los de Ángeles Verano, Pilar Vera, Amparo Maciá o Aurora Gaviño forman parte ya del universo de la alta costura en trajes de flamenca.

 
Volantes asimétricos: La gasa es el tejido preferido para darle asimetría a los volantes del traje de flamenca

Para 2003, la tendencia generalizada de la moda flamenca está en las dos piezas, blusa y falda, que permite una gran combinación de colores y formas y resulta mucho más cómoda. Los cuellos se levantan y las mangas llegan hasta el codo rematadas con un sólo volante para las blusas, que se abren con generosos y profundos escotes con sisas y tirantes y, como en otros tiempos, se combinan con encajes delicados. Los diseñadores profesionales apuestan por las blusas de chorreras y a juego, incluso para llevarlas a modo de chaquetilla sobre los vestidos para las noches más frescas. Las faldas se estrechan hasta la rodilla para lucir el cuerpo femenino ciñéndose a él como un guante, con múltiples y minúsculos volantes en gasa que se abren con cada paso.

El cuerpo de la mujer se inunda de las asimetrías más impensables, sobre todo en los volantes, que se cogen en el centro, en un lateral e incluso detrás de la falda. Todo tiene cabida. Como novedad, los trajes realizados al estilo patchwork, con dos o tres cuadros de tela superpuestos que rompen la asimetría de los colores lisos, dándoles un toque muy original. En los tejidos también la gama es muy amplia: ante, croché, lino, hilo, raso, vaquero, seda, gasas, piqués, organzas, creps.

Continúa >>
 

 
Para pertenecer a nuestra cyberpeña flamenca mándanos
tu e-mail y te informaremos de todas la novedades:

 Home | Contacto | Publicidad | Mapa web