Atención personalizada para academias, tiendas y grupos

NOCHE BLANCA DEL FLAMENCO DE CÓRDOBA 2013
EL PELE, MARINA HEREDIA, DAVID PALOMAR, ARGENTINA...

La ciudad que sueña con el flamenco

Silvia Calado. Córdoba, 22-23 de junio de 2013
Fotos © Daniel M. Pantiga

 


La Noche Blanca del Flamenco de Córdoba 2013 no fue una noche cualquiera. Ni para Córdoba, ni para el flamenco. Aunque tan singular evento apenas tenga reflejo en la prensa nacional, supuso sacar a la calle a miles de personas que abarrotaron no sólo todos y cada uno de los conciertos, sino todas y cada una de las terrazas de la ciudad. Y con la singularidad -quizás sea ese el handicap informativo- de que toda la música que suena y mueve al público es, exclusivamente, flamenco. El leit motiv replicaba su eco en nueve escenarios diferentes al aire libre situados estratégicamente en esta ciudad-monumento que es Patrimonio de la Humanidad. Desde recoletas plazuelas al mismísimo Patio de los Naranjos de la Mezquita-Catedral, pasando por la rivera del río Guadalquivir. Quejíos por aquí, quejíos por allá. Toda Córdoba a un mismo compás.

Ya desde la tarde, las pruebas de sonido -necesariamente- a la vista iban caldeando el ambiente y despertando la curiosidad de los transeúntes. Algunos no se resistían a hacerse fotos como cantaores y bailaoras de tebeo asomando sus caras en los sets “Pa flamenco yo”. Uno a uno, se iban agotando los programas azules de papel para planificar la velada. Algunos hostales del casco antiguo ya colgaban el cartel de “completo-full-vull”. Los bares anunciaban sus tapas flamencas especiales. Y comenzó a dibujar su reflejo en las aguas del río una redonda luna, testigo de honor de la jonda y -suavemente- cálida noche.

Highslide JS
Córdoba vive la Noche Blanca del Flamenco (Foto Daniel M. Pantiga)

Aunque desde las diez ya había cola en la Mezquita, confundiéndose con los degustadores de salmorejo del bar Santos, realmente el epicentro del evento estaba a esa hora en la Plaza de las Tendillas. En media hora daría allí comienzo la sexta edición de la Noche Blanca. Y de una forma muy especial: con el homenaje de Córdoba a su gran cantaor Manuel Moreno Maya 'El Pele'. Aunque, a la vez, también fue el homenaje de El Pele a su gran ciudad, que lo arropaba tras superar un grave problema de salud (aquel que exorcizó en la inauguración de la pasada Bienal de Sevilla 2012). Hasta del equipo médico que lo trató en el Hospital Reina Sofía se acordó el artista en medio de un concierto que pensó a medida para el aire libre y para el bulicioso aforo, incluyendo a las agitadoras de abanicos, los encaramados a los árboles, la chavalería del fondo, los de los litros y los de los tupper. Ninguno pudo resistirse a escuchar -y hasta bailotear- las 'Sevillanas del pañuelo'. Sí, las de aquel disco 'Canto' que hiciera mano a mano con su amigo Vicente. El guitarrista no estuvo, pero sí sus palabras en un vídeo proyectado como prólogo al concierto, en el que también le comunicaron sus mejores deseos Arcángel, Javier Latorre y José Antonio Rodríguez, entre otros. Y les dio las gracias de la mejor forma posible: cantando. No cualquier tema, sino el caracolero 'Romance de Juan de Osuna'. Vestido entero de blanco y con sombrero sombreándole los ojos, pasó a la bulería por soleá que le introdujo su cómplice grupo -en el que no faltó la guitarra de Manuel Silveria- con el afinado coro aireando la “verdolaga”. Potente, creativo, sólido y personal, el cantaor hizo que muchos se alisaran el vello de punta de los antebrazos. Por malagueñas, por bulerías y por esas positivas alegrías que dedicó a los que desplazaron desde los pueblos de la provincia a escuchar este recital-homenaje titulado 'Peleando... y punto'. Es decir, cantando... y punto. Es decir, El Pele... y punto.

Highslide JS
El Pele, en concierto en la Plaza de las Tendillas (Foto Daniel M. Pantiga)

Con el concierto inaugural aún sonando, emocionando y con sorpresas por dar (dicen que vino Arcángel como invitado), y sabiendo que en la Corredera otras cientos de personas ya estaban citadas con El Calli y Cherokee, había que emprender la bajada por la calle Jesús María, tan rápido como permitía el atasco de gente y la caza de algún tentempié parando en algún bar como el que para en boxes, para llegar al Patio de los Naranjos. Una hermosa princesa nazarí visitaba el reino de los omeyas. Ella, Marina Heredia, quería contarles que había desvelado un mágico secreto, el de parar el tiempo. Quería cantarles sin prisas, hacerles escuchar el tempo de cada estilo, el latido de cada uno de los cantes que componen su último trabajo 'A mi tempo'. Y lo intentó con el alma, bien lo saben quienes estábamos cerca del escenario, atrezzado al natural por la mora arquería del recinto.

Highslide JS
Marina Heredia en concierto en el patio de la Mezquita
(Foto Daniel M. Pantiga)

Pero le resultó un sobresfuerzo, frustrado por impertinentes problemas de sonido, tratar de paladear una delicada milonga con el toque sereno de Miguel Ángel Cortés. Como queriendo ayudarla a sobreponerse a la física y a la técnica, tras ella hizo piña todo su grupo. Y arremetió con la bulería paradójicamente tildada, “pa' escuchar”. Siguiendo el orden del álbum, enfiló los fandangos chocolateros con Diego del Morao al toque, haciendo oír una queja que iba por ella y por muchas mujeres. Compartir el tempo de la seguiriya y acallar los murmullos del sordo fondo, le fue imposible. Pero no cejó en su empeño y siguió con fandangos del Albaicín y con la caña y con los cuplés de Adela la Chaqueta. Pero no dio con la forma de conectar con la totalidad de la audiencia hasta la irrupción de la chirigota gaditana con las peleas en broma Cádiz-Graná por tanguillos. Y en esa línea encarriló el final de su actuación, bambineando y morenteando. No, no era noche para que el cante impusiera su tempo...

Highslide JS
Marina Heredia entre el público en el Patio de los Naranjos (Foto Daniel M. Pantiga)

Lo mismo le estaba pasando en aquel momento -a la vez que Raimundo Amador blusearía en la Corredera- a otro joven-consolidado cantaor: David Palomar. No podía haber más gente y más jaleo en la Plaza del Potro cuando el gaditano trataba de buscar jonduras. Aunque el cantaor se mantuvo firme frente a cientos de jóvenes de marcha, terrazas abarrotadas, un soltero vestido de Campanilla, niños dormidos en carritos y hasta un grupo de rumba al fondo de la plaza. Toda una azaña. Para encontrar aire que respirar, había que asomarse a la orilla del río, donde unos bebían “varguitas” en vaso de plástico y otros se disfrazaban de su ídolo en el photocall de Camarón. Por cierto, eran cerca de las 3.00 horas. Callejeando y preguntando a los municipales, se llegaba con facilidad a la Plaza de Abades. Otra cosa era poder entrar en la plaza. Estaba allí cantando Farah Siraj, una bonita voz de remembranzas andalusíes que hacía del todo creíble la historia de las tres culturas. Apenas fue un ratito de ensueño si se quería llegar a tiempo de ver a Argentina en la Plaza de Jerónimo Páez, la del Museo Arqueológico.

Highslide JS
David Palomar en la Plaza del Potro (Foto Daniel M. Pantiga)

Y no, tampoco aquí cabía un alfiler. Cualquier poyete, escaloncito o fragmento de columna -aquí estuvo el teatro de la Corduba romana- susceptible de ser asiento tenía sus correspondientes inquilinos. La noche ya iba pesando. Pero la cantaora onubense supo compensarles el desvelo, el haber cambiado sueño por flamenco. Sin que se le notara un ápice las alturas de la madrugada a las que estábamos, desplegó toda la frescura de su garganta para recorrer las estaciones de su último “viaje por el cante”. Y se trajo sus maletas llenas de antiguos estilos y a su grupo habitual, en el que hacían doblete, tras acompañar a Marina, el guitarrista José Quevedo 'Bolita', el percusionista Paquito González y los coristas-palmeros Los Mellis. Aplaudida por toda la plaza al salir a escena y cubierta con mantón turquesa, fue al grano por tangos, que engarzó con garrotín, que a su vez engarzó con la serrana, honda y viva a un tiempo.

Highslide JS
Argentina presentó 'Un viaje por el cante' (Foto Daniel M. Pantiga)

Siguió su recital, sin fisuras, con la caña y el polo, con los ecos del 'Barrio de la Triniá'... Y, aprovechando un resuello, quiso hacer una importante puntualización: lo muchísimo que la alegraba “ver a tanto público joven toda una noche persiguiendo el flamenco”. Totalmente de acuerdo porque, más allá de lo que repercuta en la hostelería y en la imagen de la ciudad, lo realmente interesante de este singular multifestival es su capacidad para generar nuevo público para el flamenco. Por eso, ni esta ni ninguna de las seis noches blancas hasta ahora celebradas serán nunca una noche más. Ni para Córdoba, ni para el flamenco. ¡Ah! No olvides que aún queda el concierto de Lya en la Plaza del Triunfo. Nos vemos allí entre las 5:30 horas... y el amanecer.

Highslide JS
El photocall de Camarón en la ribera del río (Foto Daniel M. Pantiga)

GALERÍA DE FOTOS
LA NOCHE BLANCA DEL FLAMENCO DE CÓRDOBA 2013

El Pele, Marina Heredia, Argentina, David Palomar, Farah Siraj...
por Daniel M. Pantiga


 


Más información

CONCURSO NACIONAL DE CÓRDOBA 2013
Web oficial · Bases · Inscripción

La Noche Blanca del Flamenco 2013 reivindica la tradición jonda de Córdoba

Especial. Noche Blanca del Flamenco de Córdoba 2010. Crónica y fotos

Especial. Noche Blanca del Flamenco de Córdoba 2009. Crónica y fotos

El Concurso Nacional Flamenco de Córdoba 2013 se renueva para celebrar su vigésima edición

El bailaor Marcos Flores y el cantaor David Palomar triunfan en el Concurso de Arte Flamenco de Córdoba 2007

Carmen Linares y Manolo Sanlúcar arropan el 18º Concurso de Flamenco de Córdoba

Córdoba anuncia el cartel de la Noche Blanca del Flamenco 2010

Visita la agenda internacional de festivales flamencos
www.flamencofestival.info


CD. Marina Heredia. A mi tempo

Más información,
pedidos
CD. El Pele. La fuente de lo jondo

Más información,
pedidos
CD. Raimundo Amador. Mundo Amador

Más información,
pedidos
CD. Argentina. Un viaje por el cante

Más información,
pedidos

Argentina
Biografía, discografía, fotos, vídeo, contratación y comentarios de los lectores


 
Escribe aquí tu email para pertenecer
a la Cyberpeña y recibir el boletín de novedades: